jueves, 31 de diciembre de 2015

CAMBIA.

CAMBIA. CAMBIA. CAMBIA.

Me sigo diciendo eso siempre, ya he perdido la cuenta de las veces que me lo he dicho a mi misma. Cuatro veces he cambiado por otros, siempre para caer bien, para no perderos.
Pero, al final, os he perdido a todos.
Porque soy así, una mala persona aunque cambie mil veces.

2016

Querido 2016,

Empezaste bien, bueno, si hablamos los primeros 15 minutos. Porque luego te has ido a la mierda, bueno, mejor dicho yo me he ido a la mierda.
No has empezado bien no. Nada bien.

Creí que sería bueno felicitar a un viejo amigo, cuya ''amistad'' no quedó bien. Pero al fin y al cabo era alguien que me seguía siendo... alguien quien felicitar.
Pero no, ha empezado la peor conversación que ha podido empezar, y justo ahora... ¿quién diría que me pasaría la 2ª hora de este año llorando. ¿Quién? Supongo que nadie, solo que mi vida aunque parezca que todo sea precioso y perfecto no lo es. No, no lo es.
No tengo amigos, si, en este maravilloso intercambio donde se supone que tengo que tener super buenos amigos no los tengo. Son solo gente que conozco pero que no saben absolutamente NADA de mi vida, eso no son amigos. Son conocidos. Porque nadie quiere ser amigo de una persona como yo: quién va destruyendo amistades sin quererlo. Soy una mierda, y me estoy quedando sin amigos.

Y luego estás tú Toni, que joder las vueltas que hemos dado. Y creo que daremos más y más. Porque somos así de gilipollas supongo, o alomejor es por mi culpa. Tiene más sentido la segunda, ya que de tanto daño que nos hemos hecho mutuamente el que peor ha salido eres tu, y todo porque soy una de las peores personas que alguien puede conocer, y sino pregúntaselo a Alfonso: todo lo que lloró, lo que ha pasado por arrastrarse. Todo por mi culpa.

Y es así, puedo parecer una persona sonriente, pero lloro como nadie.
Puedo parecer alguien bueno, pero luego hago daño.
Puede parecer que mi vida sea perfecta, pero en realidad no es ni tan buena como puedes imaginarla.

Porque soy una mierda, y no hay más. No valgo para tener amigos, que gracioso es que los necesite para ser feliz. Supongo que por eso no lo soy, ya que los pocos que tengo están a 5 mil kilómetros. Pero al menos ellos son felices, eso es lo que me importa.

Y esque ahora pienso, soy tan gilipollas por preocupar a mi mejor amiga en su 2016... encima en uno que ha empezado perfectamente. Joder, soy gilipollas.

Gilipollas. Inútil. Mala. Débil. Y mil cosas que pueden describirme.

No hay más, no hay bueno en mi. Solo hago que enfadar, entristecer y preocupar a gente que es importante para mi. Y un lo siento no sirve de nada, pero no sé que más dar aparte de intentar cambiar (de nuevo, después de 4 veces).

Lo siento.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Amigos.

Hace mucho que no tenía esta necesidad. Pero es diferente, me doy cuenta de cosas que por gilipollas metida en mi propio mundo de 'felicidad' no las he visto.

Pero de verdad estoy sola.
Si, lo estoy.

Hoy me he acordado de lo que mi madre me dijo un día: 'Amigos solo tienes unos pocos, pero conocimos tenemos miles.' Y tiene mucha razón, pero en ese momento lo encontraba tontería porque tenía 'amigas'. Tenía ese grupo de amigas tan 'perfecto' que no quería creerlo, solo quería vivir lo bien que iban las cosas... porque no siempre han ido bien. Y antes iban bien, pero ahora ya no.

Me siento sola.
Si, muy sola.

Porque aquí en USA no tengo amigos. Y si tengo, solo uso dos dedos de mi mano, pero en realidad no lo son. Son solo... conocidos. Porque no tengo amigos, no tengo grupo, no tengo nada. Solo a mi misma, mi soledad, mis recuerdos y la poca gente que me queda en España. De verdad que soy un desastre, al final tu tendrías razón Alfonso: tenías razón al decir que destruyo todo lo que toco, me alejo de gente porque soy una gilipollas de mierda, me quedo sin amigos. Y ojalá que estés contento, porque has conseguido que por fin tus palabras duelan, porque has conseguido que tus palabras cobren vida.

Porque de verdad estoy sola.
Si, como tu quisiste.

Y esto es lo peor que puedo sentir. No me importa tener que llevar el corsé de nuevo, no me importa tener que hacer mil cosas más, pero no puedo quedarme sola. Simplemente, me autodestruyo. Y esque en verdad soy una puta bomba: termino destruyendo mi amistad con los demás a lo que termina matándome a mi. Y soy gilipollas porque no me doy cuenta, porque no aprendo. Porque sé que va a seguir pasando, y voy a seguir sin conseguir no alejar a alguien de mi lado. Siempre lo termino haciendo, siempre terminan todos yéndose.

Porque no valgo nada.
Si, no lo valgo.

Así que por eso he vuelto a escribir. Porque sentada en una mesa con lo que se supone que son mis amigos me he sentido sola. Muy sola. Y no me vengáis diciendo que seguro que sola no estaría. Porque si lo estaba: sentada en una mesa en la que TODOS mis amigos estaban a mi izquierda hablando sobre muchísimos temas, enseñándose fotos, riéndose por lo general... ¿y yo qué? ¿Acaso cuento? Porque no lo ha parecido. Ni una sola palabra dirigida hacia mi. Ah no si, espera, solo me han mirado la puta cara cuando he probado sushi, cuando encima me han dicho que probara uno que llevaba picante, YO. PICANTE. Cuando con una cosa muy poco picante me parece lo peor del mundo. Cuando saben que no soy reacia a probar cosas nuevas. Si, así son mis amigos. Solo me han visto la puta cara para reírse un rato de mi.
¿Y creéis que esto es gracioso? Porque seguro que pensáis: 'Bah es solo una broma mujer, no te lo tomes a pecho.' Me lo tomo a pecho si me usan solo para reirse, si solo me usan para cuando se aburren o necesitan mi ayuda.
Porque adivinad quién no está en el grupo. Porque adivinad quién no se entera de NADA. Porque adivinad quién sonríe todo el rato y es la gilipollas que les ayuda.

Yo.
Y lo que estoy consiguiendo es autodestruirme a mi misma. Porque esto me está doliendo, y de verdad que escuece.
Y no tengo a nadie.
Y no quiero volver a meterme en ese caparazón oscuro de días oscuros que ni yo recuerdo por ser siempre tan monótonos, fríos y destructibles.

Pero parece ser que vaya donde vaya, nunca podré escapar de esta pequeña soledad.

domingo, 14 de junio de 2015

Batallas interiores

Estoy perdiendo la batalla contra la tristeza.
Estoy perdiendo contra su danza.

Y pierdo mi norte, 
mi soporte.

Todo se vuelve oscuro
Y juro, y juro,
sentirme un extranjero.

Y pierdo mi norte,
mi soporte.

Ganas de volar aparecen,
y ven, ven,
 por favor ven.

Y pierdo mi norte,
mi soporte.

Y pierdo esta batalla
como tal canalla.

Y el fuego de la metralla
susurra y susurra,
gana y gana,
brilla y brilla,
como si de una pesadilla 
hablara.


domingo, 17 de mayo de 2015

sábado, 2 de mayo de 2015

Go, desapear.

Irme, desaparecer ya. Eso es lo que quiero.
Pensé que esta vez sería diferente, pero no, son iguales.
Al fin y al cabo me quedaré sola...

6M

6 meses. 6 meses ya.
A tu lado, que rápido que se pasa todo...

sábado, 21 de marzo de 2015

domingo, 25 de enero de 2015

¿Cómo soy?

Tengo que escribir una carta a mi familia de acogida de EE.UU sobre como soy. Y sí, muy bien, en teoría es algo fácil ¿no? Pues no, no lo es. Porque no sé como soy. Si, puedo decir mis aficiones y todo eso pero... ¿cómo explicarlo? ¿Cómo comenzar todo?

sábado, 24 de enero de 2015

Hiprofenia II

Has llegado de nuevo querida amiga.
La verdad que no te echaba de menos, estaba muy feliz sin tus pensamientos negativos y sin las saladas lágrimas.
Pero bueno, miremos el lado ''positivo'', al menos tengo alguien a mi lado en estos momentos. A tí querida hiprofenia.

lunes, 19 de enero de 2015

Felicidad basada en amor.

Gentelman, siténtete orgulloso, nunca había escrito tanto de una persona después de mi.
No lo mostraré como lo haces tú, porque yo suelo cerrarme más por mi vergüenza, pero que sepas, que este desastre de persona te quiere.
Y muchísimo, no lo sabes tu bien.

Tatuajes en la espalda.

Nunca creí que alguien lloraría por mi. Nunca. Me pensaba insignificante, y aunque para algunos no lo fuera sabía que nadie derramaría una lágrima por mi.
La persona a la que más quiero, pero la que menos me imaginaba que lloraría por mí, ayer, abrazado a mi, lloró.
Y no sabía como reaccionar, estaba ahí, susurrándole que dejara de llorar, que le quiero...
Todo lo que fuera para calmarle, me iba la vida en ello, porque veía que lo había decepcionado. Si, me sentía como una mierda por haber decidido marcharme, porque aunque él lo sea todo para mí, debo irme. Y 10 meses se pasan rápido... ¿por qué no intentarlo? Y sino, siempre nos podemos esperar. Si nos queremos... todo se puede.

Sé que hoy os esperaríais algo más corto, un poema o un intento de ello. Pero debía de contar eso primero para escribir lo que de verdad venía a decir...

'' Y le prometí en silencio que estaría siempre a su lado, que intentaría con todas mis fuerzas que fuera eterno.
Dibujé un infinito con mi dedo por su espalda mientras intentaba tranquilizarlo, no me gustaba verle así, porque sabía que terminaría llorando y él se daría cuenta. Y no quería eso, solo quería tranquilidad.
Con esa tinta invisible sobre su espalda conseguí que se calmara, pero, sin darme cuenta, esa misma tinta se había quedado en su espalda grabada. Invisible, pero al fin y al cabo formaba una promesa. La mía. ''

Es de mi cosecha, pobre como siempre, pero este texto me gusta, tiene algo que sé que nunca más se va a repetir. Es algo mío y suyo.

jueves, 8 de enero de 2015

Sí.

Al final fue un sí.

Decisiones.

Soy mayor, o eso me dicen. Tengo ya una edad en la que yo tomo mis propias decisiones... pero esta, es la más difícil. Porque lo cambia todo, de tener un año como cualquier otro... o de tener un año en otro país, rodeada de gente desconocida. ¿Qué decisión debo de tomar?
¿Irme y dejar atrás a mi novio, a mis amigas, a mi familia y todo lo demás? ¿O quedarme en el lugar en el que llevo 10 años de mi vida perdiendo la oportunidad de aprender muy bien un idioma que para mi futuro, será expléndido tenerlo?

Sé que si digo que no a mis padres los decepcionaré, porque aunque ellos digan que no, saber que su hija se va a ir a estudiar fuera todo un año es... bueno, para estar orgullosos.
Pero sé que si digo que si, tendré que dejar a gente aquí... y eso es lo que tengo miedo.
Tengo miedo de dejar a la gente aquí y que al pasar el año nada sea igual... no quiero perder las amistades que tengo ahora... NO QUIERO PERDERLE JODER. Porque, aunque diga que si digo que no no es por él, en realidad parte miento. Porque... ¿y si lo nuestro dura? ¿Y si me voy y seguimos juntos?
Pero... ¿y si al final el curso termina mal y mi decisión de irme es la mejor decisión que he tomado del mundo?

No lo sé, estoy hecha un lío.
Y lo más gracioso es que hoy tengo que decir mi decisión final.
No sé que va a ser de mí.